Por si las voces vuelven: Mercedes Milá

Open in Spotify

Hablar sobre salud mental con Mercedes Milá es una de esas cosas que difícilmente olvidaré.

Siempre había coincidido con Mercedes en eventos donde toca ir con la sonrisa puesta y presumiendo del privilegio poder formar parte de tal o cual cadena así que, aunque por lo bajito uno pudiera decirle al otro que estaba en ese evento casi por obligación, nunca habíamos podido charlar tranquilamente con la sensación de que nadie está mirando.

Cuando tuve la idea de crear el podcast Por si las voces vuelven, el primer nombre que me vino a la cabeza fue el suyo.

Aparte de ser de los pocos nombres que aparecen en internet cuando tratas de localizar a personas populares que hayan reconocido abiertamente haber sufrido algún tipo de trastorno, tenía la sensación de que si ella era la primera persona con la que me sentaba a charlar, se derribarían en el minuto uno todos los muros que pudieran surgir al encararse a temas como estos.

Sabia que tenerla a ella delante no me permitiría camuflar información o endulzar ciertas cosas por vergüenza o miedo al:

«¿Y si digo algo que socialmente está mal?»

Para mi, Mercedes Milá es alguien que lleva un detector de mentiras en sus ojos y en su corazón.

Sospechaba que es la clase de persona a quién no puedes irle con medias tintas porque te pillara y aunque quizá no te lo diga en el momento, volverás a casa con la sensación de:

«Sabe que he mentido».

Y después de hablar con ella no tengo ninguna duda de que eso es exactamente así.

Y tampoco tengo ninguna duda de que es un ser humano brillante y lleno de amor.

Mercedes habla con los ojos.

Te comprende con los ojos.

Te sonríe con los ojos.

Te abraza con los ojos.

Y seguramente, si le tocas mucho el coño, te mate con los ojos.

El día 18 de octubre me senté con Mercedes Milá a charlar sobre depresión.

El día 18 de octubre me levanté queriendo mucho a Mercedes Milá.

La conversación que escucharás no está editada.

Ni preparada.

Simplemente nos sentamos y hablamos sobre de repente darte cuenta de que no estás nada bien y lo que (nosotros) hemos ido descubriendo poco a poco para tratar de estar mejor.

Junto a nosotros hay una silla para ti.

No esperes una conversación con una estructura clara y por supuesto no esperes las claves definitivas para sentirte mejor después de esto pero quizá, si escuchas bien, encuentres pistas que quizá no conocías y que quizá te ayuden a ti o a alguien a quién quieres.

Espero que disfrutes tanto como yo lo disfruté.

Y por supuesto… gracias a Mercedes.


Puedes escuchar la conversación entre Ángel y Mercedes aquí

76 comentarios en “Por si las voces vuelven: Mercedes Milá”

  1. Hola Ángel. Me preocupa el momento en el que dices que dejaste la medicación. Uno de los problemas más grandes es que esa persona a la que quieres do deje de tomar el tratamiento que necesita para evitar recaídas.

  2. comprarme hoy mismo) y el podcast con Mercedes Milá. Chapó! Quería pedirte que no nos quedemos en la superficie de decir «depresión» a todo, ya que como persona que ha tenido episodios de trastornos chungos (TOC puro, pensamientos intrusivos…) que sí son mucho más tabú, siento que se está visibilizando cada día más la salud mental pero todo bajo el término «depresión» porque está socialmente ya muy aceptada. Es el eufemismo para el resto de las mierdas chungas que te pueden pasar. Deseando escuchar más conversaciones sin tapujos. Un abrazo y gracias por ser tan valiente <3 Yo también me liberé hace poco y hablo de mis locuras con total franqueza…y sabes qué? quien te quiere de verdad no se asusta un ápice. Y descubrir eso es de lo más maravilloso que me ha pasado.

  3. Hola Ángel, gracias por todo. Soy psicóloga, pero no me ofende que digas q no te vino bien ir a uno. Es más, me sirve para ver en qué fallamos como profesionales para que pasen esas cosas. Aunque no se si soy igual que el profesional que te atendió, lo mismo no… O sí, no sé.
    Bueno, es igual, me ha encantado tu podcast y me ha encantado escucharte y aprender contigo. He vivido eso mismo que te pasó, con un amigo, durante la carrera, y vi su batalla en primera fila, sin saber qué hacer exactamente por el nada más que estar a su lado y recolocarle cuando le hacía falta para q no se perdiera, pero fue él quien tuvo hacer el trabajo más duro. Gracias a Dios con éxito. Total, que lo dicho, gracias por contar tu experiencia. Hacia falta que se empezara a hablar de esto de esta forma

  4. Enhorabuena a los dos!!!! Con lo que habéis contado acabo de descubrir que he tenido depresión, o la tengo, o algo que se le parezca. Maravilloso lo que estas haciendo Angel.

  5. Yo creo que caí por tomar decisiones que iban en contra de mis principios,o de los principios impuestos socialmente. Creo que tuvieron consecuencias que no supe gestionar. El sentimiento de culpa me aisló. Hoy estoy bien, pero hubo un tiempo que no sabía quién era. Me siento muy identificada con ambos en muchas cosas. Gracias por esta conversación.

  6. Sirve, y mucho. Gracias. Sigue por favor. Ayudará a la investigación y a los profesionales (es mi deseo más profundo) y sobre todo, ayuda a NORMALIZAR (para el resto) y a reflexionar y ver otras formas de encararlo los q hemos pasado x algo parecido. Punto xa los locos!

  7. Qué interesante. Sufrí una depresión hace 20 años. Le habéis puesto palabras a sensaciones que tuve y no sabía expresar. 3 años de tratamiento psiquiátrico, pero no sé cuantos de estar mal….. Cuando me empecé a encontrar bien, gracias a la medicación, fue cuando realmente me di cuenta lo mal que estaba y no recordaba desde cuando me encontraba así.
    Es necesario normalizar las enfermedades mentales, nadie se avergüenza de sufrir un cáncer, una neumonía o una diabetes, pero en el siglo XXI seguimos escondiendo las enfermendades mentales, y acudimos a los especialistas en salud mental a escondidas, pensando «¿cómo lo explico si se enteran?»
    Gracias y enhorabuena

  8. Qué bueno. Qué bueno el libro, la conversación y todo, de verdad. Ójala lo hubiera pillado hace 20 años. Aún así sirve un montón. Habrá muchísima gente contándote sus historias ahora mismo así que no te daré la chapa con la mía. Pero gracias, muchas gracias.

  9. Qué buena conversación, Ángel. A mí me has ayudado a conocer un poco más de este… Trastorno? Mal? Pesadilla? Como lo llames. Creo que hay que normalizar un poco más el tema y que se pueda hablar de salud mental con más calma. Gracias y ánimo.

  10. Jo Ángel, no voy a decirte que sacar a la luz tu experiencia me haya ayudado, pero sí me está acompañando. Justo el año pasado a estas alturas mi amiga Lorena te pidió que me grabases un video de animo que me estaban preparando mis amigos para paliar un época cojonuda que no ha terminado aun. Fuiste el único que me sacó una carcajada, que hacía mucho tiempo que no recordaba cómo se hacían. Me enfrento desde hace tres años a una serie de hostias que no me dejan levantarme, fallece mi padre, luego mi mejor amiga, luego mi madre, luego me caigo y se me sale el hombro, operación, ocho meses de baja y cuando por fin parece que vuelvo a la rutina que me mantenga la mente ocupada en el curro me vuelvo a hostias y me jodo la rodilla. Estoy a tope. Gracias por compartir, gracias por hacerme ver que no soy la única que me paso por el forro a psicólogos y psiquiatras, que sí, que soy dos en uno que ni se conocen entre ellas (esto es de traca) y que hay que conseguir que se haga mas visible este tipo de episodios mentales frente a la sociedad, la medicina, el día a día, que somos muchos los que estamos jodidos y pocos lo que lo contamos. Nos vemos la semana que viene en Telefonica, ¡dale gas!

  11. Muchas gracias Ángel por esta iniciativa, creo que empezar con Mercedes Milá ha sido un gran inicio. Me he guardado este enlace para seguir escuchando más conversaciones.
    Siempre he querido ocultar mis «demonios» que veo frente al espejo y ahora estoy en un momento donde recibo ayuda tratando de disfrutar el presente y la escucha activa (yo también he llegado a tener la pérdida de empatía con mis personas cercanas y estoy intentando recuperar la escucha activa y el acercamiento).
    Disfruté mucho con tus programas de TV, pero disfruto más aún escuchándote y viendo como conviertes esos momentos jodidos en «buen rollo» todas las mañanas, eso si me inspira a darle la vuelta a mis pensamientos.

  12. Yo me pregunto si la «depresión» es «solo» un problema del cerebro. Porque también podría ser, además, un problema de «significaciones», un problema del «sentido de la vida». ¿Las significaciones están en el cerebro o son cuestiones culturales, de entornos compartidos, del trato con los demás?
    «No busques más, que es peor». Pero igual, para algunos, no sea tan malo saber sobre qué se estructura esa tristeza, esa locura, y solo conociendo sus pilares podría ser posible sacudirla y cambiar, sin negar que es un viaje complicado. Hay que tener apoyo para ese viaje. No para erradicar esa tristeza, solo para tolerarla, no darle tanta importancia, para que pase antes y no se apodere de mí. Me parece que a veces no hay que darle tanta cancha, tomar conciencia de como le echas a comer a determinadas ideas. No quiero que suene a dictamen universal. Solo quería decir que a mí, personalmente, ordenar las ideas tuvo sus frutos. Y entiendo perfectamente eso de que algunas pastillas son como poner una palanca en la rueda, y puede resultar insoportable. Y desde aquí, quisiera dar las gracias a todas las personas que me acompañaron en este recorrido de conocimiento personal. Puede que el secreto fuera aprender a reconocerlas, sin prejuicios. No es que me haya convertido en una persona «superestable», ni creo que eso exista, pero sí que he aprendido a saber lo que necesitaba y también fue partir desde cero. A veces, me dan mis bajones, llegan por nimiedades, sin avisar, pero es algo entre que me los creo y no me los creo: me los permito por un tiempo limitado, hasta que me aburro de mí misma. Conclusión: he aprendido a no tomarme tan en serio, en algunas cosas. Para otras, sigo tomándome la vida bastante en serio, debe ser mi naturaleza que, por suerte, está salpimentada con un humor bastante negro. En fin, diría mucho más, pero igual esto podría empezar a ser demasiado incoherente. Y a Mercedes: yo quiero a mi animal porque no habla, pero siempre que le llamo está ahí. Gracias por compartir a los dos.

  13. Desde que contaste tu caso, siempre quise hacerte una pregunta, que era el tema de la medicación, me alegro que no la tengas y te vaya bien.
    Gracias por ser un referente en el tema de brotes psicóticos, esto hace 12 años no era tan fácil en mi entorno poder hablar de ello. Gracias por dar luz en este tema. Me encanta el noticiario. un saludo.

  14. Gracias por la entrevista Ángel, por tu valentía y generosidad. Como persona que ha sufrido una grave depresión durante 7 años y de la que he salido (aunque la sombra de la recaída me acompaña), me llama la atención lo diferente que es cada proceso. Hay cosas iguales por supuesto, pero entre vosotros (y también conmigo) hay grandes diferencias, eso se aprecia en la entrevista. Pero prevalece la hermandad y el respeto a esa sensación de «tú eres uno de los tocados» y por lo tanto el cariño va por delante. Pero hay grandes diferencias, es muy curioso. Cada depresión un mundo, tanto como personalidades tengamos.
    Yo hoy por hoy me siento agradecida de haber pasado este proceso. Sin duda, he salido ganando. Magullada pero ganadora. 🙂
    Un fuerte abrazo.

  15. Angel, Mercedes, muchas gracias…. sirve, claro que sirve, más aún cuando se ve con cuanta naturalidad, sosiego y gusto habéis dedicado este ratito a vosotros y a los demás, sin frases grandilocuentes, sin juicios absolutos, sin más pretensión que dejar algo ahí para quien le pueda valer, y si no, pues ahí se queda para vosotros…. todo eso mola mogollón

  16. Me ha parecido magnifica la charla entre ambos. Recuerdo cuando te vi por primera vez, fué en el monologo de Paramount del Piolin en cabalgata de reyes, la chica de la curva y ese maravilloso «melocoton que murió por culpa tuya»…. Desde ese momento me encantaste. Luego tuve la suerte de disfrutar de tu etapa con Patricia viendote casi todos los dias. El caso es que desde el principio ya me caiste bien. Cuando me enteré de tu historia me quedé karakroket… Ahora me alegro muchisimo de tu mejoría, enhorabuena por tu «regreso» y te envio un abrazo enorme Angel y otro para tu chica Eva (por que se lo merece, cojones!) . Y como siempre digo «hay que buscar el lado bueno a lo que nos pasa en la vida» y tu lo has conseguido, y no lo has tenido facil. Gracias por tantas risas, por tu matinal, por seguir ahí y por que siga así mucho tiempo. No me conoces, pero, gracias amigo.!!!

  17. A mí me ha servido, gracias por esta iniciativa Ángel, siempre se aprende de las experiencias de los demás aunque no lo hayas experimentado en primera persona. Se agradece que tratéis estos temas con tanta naturalidad porque sin caretas es más fácil empatizar con las experiencias de los otros. Es dura la sensación de abandono pero como comenta Mercedes, para salir de ahí es necesario entender que no es bueno depender tanto de nadie, durante muchos años nos han vendido la idea del amor como una especie de dependencia mutua y debería ser más una consecuencia de la libertad mutua. Sólo cuando se es libre se aprende a amar a alguien de un modo distinto. «Te quiero porque soy libre, contigo o sin ti, y en mi libertad mando yo o mejor dicho mis sentimientos»

  18. ¿Qué deciros a parte de gracias?

    Pues que llevo tres horas de llantina escuchando vuestras experiencias, viéndome reflejado en vuestras sensaciones y reflexiones y os agradezco la «puta mañana que me estáis dando» y sobre todo por la visibilidad del problema.

    Creo que es grave vivir en una sociedad donde «hay que ocultar» que se está mal para no ser rechazado, donde hay que aguantar «por cojones» y que no se trabaje por «humanizar» todo el tejido social. Si el caso fuera que lo que sucede es precisamente una «humanización» que nos conduce a estás situaciones… ¡Reclamo mi condición animal y solicito que se reconozca mi condición «trans-especie» y que me expidan mi carnet de perro! Ellos nunca lo harian.

    Un abrazo enorme desde mi mas sincera admiración y gratitud a estos testimonios y actitudes.

  19. Soís dos bellísimas personas, gracias por invitarnos a escuchar. Es difícil, hoy en día, oír a alguien hablar con este grado de sinceridad. Tenéis toda mi admiración.
    Ángel estás tocando unos temas que son tan importantes de tocar, que solo puedo desear que ponerse en este punto de mira y dar los pasos que estás dando sirva de algo. ÁNIMO VALIENTE!!

  20. Cuando contabais lo de los momentos de lágrimas, de reprimir las lágrimas incluso en el AVE, se me humedecían los ojos, recordando momentos en los que lloraba en el autobús e intentaba disimularlo. También recordaba momentos en los que escuchar determinadas canciones me hacían un nudo en la garganta y debía quitarlas antes de romper a llorar. Se dice que las canciones se oyen cuando estás feliz, pero cuando estás triste es cuando de verdad las escuchas y las interiorizas. Y la verdad es que Bebe, Pablo Alborán y Hombres G me mataban en esos momentos.
    Gracias por este podcast, me he dado cuenta de muchas similitudes y de muchas cosas. Yo pensaba que era absurdo quedarse tocado mentalmente por temas de amor, pero veo o escucho en este caso que es tan normal y que es el primer «click» de que algo no funciona como debiera.

  21. Gracias, a los dos. Estoy pasando un momento terrible, de NO PUEDO MÁS con mayúsculas, y escucharos me ha ayudado… al menos a pensar que puedo salir de este pozo.

  22. ¡Muy grandes Ángel y Mercedes! Tenía ese libro de Tolle en la lista de a lo mejor me lo leo y ahora me lo voy a leer seguro, pero solamente después de haber terminado el tuyo que voy por la mitad y es una maravilla.

  23. Me ha parecido interesante y amena, pero todo este campo es tan complicado,
    particularmente yo tengo una virtud, o no , no se debe ser lo que trasmito la gente me acaba de conocer no se pues paseando al perro y me dicen yo soy bipolar, o yo soy esquizofrénica, y me dicen no te importa no ?
    El que me tiene que importar, todos tenemos algo mal en el cerebro y a veces en un segundo hace un clic y ……….. ahí estas intentando solucionar el porque de las cosas
    Todo sirve. a unos mas a otro menos pero hay mas cosas
    Hay que hacer cosas y lo mas es no juzgar a nadie por nada por nada.

  24. Por cierto he leído tu libro, me gusta, pero creo que le falta mas, no se que es, pero me falta algo como que sientes cuando escribes lo que ha sucedido en cada momento ahora desde fuera.
    Y estoy encantada con tus noticias diarias me encantan y me alegran la mañana.
    Un secreto tengo una enfermedad crónica que me crea fatiga y un largo etc….. y por las mañanas me despierto y mi cerebro me envía un mensaje de, me podría morir, pero yo no me quiero morir, lo que no quiero es sufrir. y me encanta reír y oír reír a la gente.
    P.D. perdona mis formas soy disléxica, tengo tdh, dicen ahora, jajajajaj antes era rara y ya . un beso

  25. Aquí llego desde tu informativo matinal de hoy… que decir más que gracias. Que la labor que estás haciendo es impresionante. Que de estos temas hay que hablar, airearlos, porque mucha gente necesitaba saber que no está sola. Soy uno de esos que aprovechó la cuarentena para captar las señales que mi cuerpo y mi mente me fueron mandando desde años atrás, cosas que no iban bien y que tenía que solucionar.

    Nunca sentí tanta paz cuando todo el mundo se paró, porque pude estudiarme, arreglarme, llorar todo lo que necesitaba llorar. Después de mucho trabajo conmigo mismo y con los demás puedo decir, como tú, que ahora soy la mejor versión de mí mismo. Siempre aprendiendo, sintiendo muchísima gratitud.

    Un abrazo enorme.

  26. Sois maravillosos!!!… Somos Humanos!!!… Que triste cuando te dicen… Tu siempre di que estas bien por que de lo contrario la gente se alegra… Manda huevos!!!… Pues yo os digo que si estoy mal no lo oculto al igual que si estoy feliz o tengo los años que tengo….que retorcido es el ser humano!… Os quiero y os deseo lo mejor, yo tb me quiero y me deseo lo mejor pues creo haber renacido de mis cenizas🥰

  27. Varias veces a lo largo de la charla han aflorado las lágrimas porque sin ser tanto como Angel, si que después de la depresión empatizas mas y lloras a veces sin saber porqué te afecta tanto algo. Creo que es porque descubres las claves de lo que has pasado en los demás y cuando habláis de esas claves vosotros que lo habéis pasado, aunque cada depresión es única y con sus claves particulares, hay una línea que las conecta y las hace distingible a los que la hemos sufrido. Y sigue acechando. Gracias por este podcast, y espero que puedas hacer muchos más.

  28. Me habéis hecho llorar. Mis dos personas favoritas de la tele dándome en todo el corazón. Habéis dicho cosas tan importantes que me he dado cuenta de que NO ESTOY BIEN. Gracias!!!

  29. Me ha encantado. Cada historia es distinta y cada experiencia también.
    Creo que cuesta tanto decir «estoy mal» primero porque creemos que podemos controlarlo y segundo, porque creemos que no nos van a entender, pero al final, siempre hay alguien que aunque no te entienda, te ayuda y es INDISPENSABLE pedir ayuda y hablar, soltar, yo he aprendido que verbalizarlo me ayuda a entenderme y a razonar lo que los monstruos de mi cabeza intentan hacerme creer.
    Y coincido por supuesto en que los animales son un apoyo enorme, ellos saben acompañar sin necesidad de nada más.
    Gracias Ángel y Mercedes ♡

  30. Me gustabas antes, pero sinceramente, me gustas mucho más ahora.
    Ojalá no haga falta que nos haga crec el coco para poder empatizar más, sentir más y vivir más…
    Gracias a todos los que empezáis a hablar de las cosas mundanas, que nos pueden pasar a todos, para darle la normalidad que deberían tener, ya que cualquiera podemos estallar en cualquier momento y vivir lo que habéis vivido y contado vosotros.

  31. Muchas gracias
    me ha removido por dentro porque le he puesto nombre a muchas cosas que me ha pasado. Soy alcohólica y usé el alcohol para escaparme de toda esa mierda de mi cabeza. Llevo 12 años sin beber porque he tenido que desnudarme por dentro, meditar y leer y escuchar muchos de esos libros de autoayuda que nadie cree pero muchos consumimos

  32. Yo pienso que la personas que os dedicáis al espectáculo , tenéis un arma de doble filo. El triunfo , el éxito , implica un nivel de exigencia muy alto , que por eso llegáis ahí, pero también el miedo a decepcionar las expectativas de todo el mundo que depende de vuestra imagen y que espera que siempre estéis dando lo máximo para conservar la imagen que habéis creado. Así se acaba sacrificando la propia salud para no decepcionar.
    Pero sois muy valientes de intentar dar todo vuestro potencial , y ahora de reconocer que no se puede satisfacer a todo el mundo arriesgando la propia salud.

    Un abrazo muy grande y mucho ánimo .

    María Jesús

  33. Querias una sola palabra que te dijera lo que me ha parecido y si me ha servido??? PAZ, TRANQUILIDAD, SONRISA, COMPRENSIÓN, desde una mujer que también ha pasado por la mierda. Salud y abrazos.

  34. Buenas tardes. Después de leer (bueno, más bien escuchar el audio libro) de Por si vuelven las voces, lo siguiente por supuesto ha sido buscar la charla con Mercedes Mila. Increíble. Esa es la palabra. Por lo identificada que me he sentido en muchos aspectos. Enhorabuena por dar visibilidad a las enfermedades mentales. Seguro que dais luz a personas que, como muchos de nosotros hemos vivido, están ahora mismo en la sombra más absoluta. Un abrazo

  35. Me parece genial la visibilidad que propones a los problemas de salud mental con este proyecto de entrevistas .
    Yo estoy ahora mismo en el infierno del infierno… en la mierda, como bien dices.
    Dicen que mal de muchos, consuelo de tontos… pero a mí me da cierto consuelo leerte y escucharte hablar de estas cosas.

  36. Esto sí que sirve. Es como encontrar a quien habla tu mismo idioma. Debemos normalizarlo. Si hay algo bueno que sacar tras un proceso así, es el deber de ayudar y abrir camino a quienes lo necesitan. Felicidades por esta idea, Ángel. Esperamos que cuaje. Un saludo.

  37. Hola ,
    Estaba escuchando el podcast mientras antes de los primeros cinco minutos y volví a sacar el subrayador para marcar una frase de esas que te marcan y es que sólo puedes hablar de locura entre locos al menos si quieres que te entiendan pero lo que más me he reído de mí mismo es de una frase que yo mismo le dije a otra persona para joderme de que aprobé la asignatura de lógica en la universidad que él suspendió siendo mejor estudiante y más capacitado: » es que los cuerdos actuais lógicamente como lo hace un perro , por instinto , pero sin tener que cuestionaros la lógica en cambio los locos tenemos que cuestionarnos cada acto pensando como lo haría un cuerdo para no destacar entre el resto encajando en un mundo que no es el nuestro » y eso tiene mucho que ver con tu reflexión de las fases para encontrar la salida del foso que vienen por responderte quien eres , a donde vas , eres feliz , que quieres? sólo un loco se haría estas preguntas

  38. Es muy chulo el camino que habéis abierto. Somos muchos los que de una u otra forma necesitamos ordenar nuestra cabecita…y como decía Mercedes, muchos que, cómo no estamos diagnosticados nos perdemos en nuestros sentimientos, pensamientos y emociones. Yo llevo muuuuuucho tiempo de psicólogo en psicólogo, pero por suerte, hace dos años y medio, conocí la terapia gestal. Di con una estupenda profesional y mi vida va cambiando por momentos. Ojalá logres alzar mucho la voz, tanto tanto que llegue un momento en el que hacer terapia, acudir al psicólogo o al psiquiatra o a cualquier tipo de profesionales de la salud mental, sea una herramienta más para nuestro día a día. Ojalá puedas compartir estas charlas con muchísima gente, conocida, anónima, medicada, sin medicar, más o menos graves…..porque, al final, todos, en algún momento necesitamos ordenar ahí arriba. Muchas gracias!!!!!

  39. Madre mía….. escucharos y sentirme identificada en tantos puntos…. Solo puedo deciros que infinitas gracias por dar voz y luz en un tema que es tan tabú en nuestra sociedad.

  40. Hola Mercedes y Ángel,

    Muchas gracias por este maravilloso podcast. No sólo hay una frase que ayuda, es todo él una muestra de empatía, sensibilidad e inteligencia.

    Para alguien que ha pasado por las tres cosas, depresión anterior a un brote psicótico y depresión posbrote, es muy salvador y alivia la incertidumbre y dolor que se queda tras esos trances. A pesar de esa parte negativa, comparto con vosotros la sensación de haber aprendido a ser mejor persona y haber construido mi vida más acorde con quién soy realmente.

    Gracias de nuevo y enhorabuena por el libro, Ángel, no tiene desperdicio. te deseo lo mejor con él, no sólo por tu éxito, sino por el bien que puede hacer a mucha gente. Todo lo mejor para tí también, Mercedes.

    Gonzalo.

  41. Quería recordar lo que leí anoche en el libro de Ángel, que me ha dolido terminar, porque me ha encantado «charlar» con él.
    Parece que ha encontrado varios <> para salir de la «mierda»; incluso antes de tocar fondo. Yo creo que no todos somos iguales, y no nos sirven los mismos trucos, pero el de <> con los yoes del pasado y del futuro, me parece muy interesante. El quid es, respecto del pasado, hablar con tu Yo más guay, ése que andaba súper motivado, más o menos centrado y muy seguro de sí mismo, por ejemplo. Es más complicado respecto al futuro. ¿Con qué Yo hablas? Si estás en la mierda, ésta te presenta un Yo destruido o, simplemente, no lo puedes imaginar porque no existe un Yo del futuro. Te moriste, cabrón.
    Sí, bueno, habría que «esforzarse» e imaginarse un Yo sabio y equilibrado que te haga saber que salir de la mierda no es solo posible, sino que es la oportunidad de desmontarte y volverte a montar para, ¡tachán!, sacar tu mejor versión.
    Otro <> es <>… Ése lo empleé yo la última vez que estuve en sima de la mierda, con veintitrés añitos, y escribir y escribir y escribir; también leí muchísimo. Aquello, que ahora sé que fue una depresión de caballo, quise pensar que era una «crisis existencial». Me harté de hacer deporte, de meditar, de leer y de escribir, escribir y escribir. Tardé tres años en comenzar a vislumbrar que podía salir de ese mierdón.
    Luego de otros veintipico años, con cincuenta ya, después de alcanzar el «éxito» profesional… Otra vez en la mierda.
    Chapó por el libro, este Ángel es un puto genio. Le deseo lo mejor.
    También os deseo lo mejor a todos los que estáis «en la mierda». Esta espresión va a quedar para los anales de la salud mental, casi como un santo y seña… lo que decía: puro genio.
    Besos, abrazos, y mucho cariño para todos todos.

  42. Acabo de escuchar esta maravillosa charla, tan clara y distendida. Además estoy leyendo el libro. Todo maravilloso.
    He de decir que yo sufrí una depresión que fue toda una sorpresa, pues yo asistí al psicólogo porque quería adquirir herramientas para controlar mi ira, y resulta que tenía una profunda depresión, que expresaba mediante la ira con todo en la vida. La verdad es que yo sí fui, porque sentí que algo se había roto dentro de mi. Y de ahí, desarrollé migrañas por estrés.
    Muchas gracias por vuestro tiempo.
    Un saludo.

  43. Gracias Ángel, Gracias Mercedes.
    Yo, no voy a cansarte con mi historia. Pero estoy en tratamiento psicológico y psiquiátrico desde hace más de 35 años. ( Desde la muerte de mi hijo mayor. Pero mi cabeza hizo crack desde 5 años antes en el parto, cuando a mi cuerpo lo rompieron. Literalmente, y quedé con dolor para siempre) A veces intento dejar la medicación y me hundo mucho más en el pozo oscuro. Ahora estoy en otro bajón. Pero os doy las gracias . Cada uno somos diferentes. Y se nos debe tratar de manera diferente. Pero Gracias. Muchas Gracias por vuestra charla. Me siento menos rara. GRACIAS

  44. Te pido perdón Mercedes, parecías una mujer tan fuerte cuando presentabas gran hermano, a la que todo lo que se dijese de ella le resbalaba, que pensé exactamente eso, que nada de lo que yo dijese te podía afectar.
    Pulpillo era un capullo, y lo sabes, pero mi falta de empatía contigo me hizo verter comentarios en foros que nunca debí escribir. La vida, fíjate, me ha puesto en un lugar desde el que os comprendo perfectamente tanto a Ángel como a ti. Me alegra saber que te encuentras tratada, estabilizada y no sé si feliz también. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba