6 comentarios en “Nach”

  1. Hola Angel. Es un gusto escucharte hablar de la psicosis. Desde aquí todo mi apoyo. Te lanzo un reto: podrías organizar un concurso de historias psicóticas. Sería bastante terapéutico para aquellos que se apuntaran y además habría material para fijar ciertos puntos en común. Solo con que seamos 100 ya nos da para hacer ciencia. Si lees esto, que espero que sí, sé que te parece buena idea jeje, otra cosa es que tengas tiempo. Estaré atento a tus noticias por si sonara la flauta. En mi cabeza es una buena idea. Soy Javi, de Hospi. Un saludoo

  2. Me ha encantado lo del compañero de piso que es un hijo de puta xD. Muy buena definición.
    Yo sufrí brote, ansiedad, agorafobia, TOC, … el equipo completo, vamos.
    Buena y agradable conversación.
    Gracias.

  3. Hace unos días que te sigo Ángel y me parece muy original y ameno tu forma de dar la información…jaja

    Nach te entiendo perfectamente. Tengo 37 años y empecé a escucharte en 1999, «La brevedad de los días» tengo ansiedad creo que desde siempre y me siento muy identificado con tus canciones, es más ha sido mi terapia junto al deporte. Los amigos que tenía en esa época no han tenido tanta suerte. Hoy soy lo que soy gracias en parte a tí. Me encantaría que un día pudiéramos quedar y tomarnos un café. Puede que te apetezca tanto como a mí y así poder formar parte cada uno de un poco de nuestro tiempo. Me ha parecido muy valiente lo que has contado. Un abrazo Nach y Ángel.

    PD. no soy un loco fanático de esos eh jaja.

  4. Muchas gracias Ángel y entrevistados. Es un lujazo escucharos. Ojalá, en mi época hubiese podido escuchar estos testimonios, seguro que me hubiesen facilitado la existencia.

  5. Pues sí, sí que ayuda oír hablar de estas experiencias a quienes creemos que estamos solos y somos unos bichos raros. Gracias por vuestra sinceridad y claridad.
    Respecto al actuar de los psiquiatras, he comprobado que tienen poco tiempo (porque están saturados de trabajo) y se quedan con cuatro cosas que les encajan en algún diagnóstico que les han enseñado en la universidad, pero no se meten a comprender al individuo que tienen delante, ni a darle otra oportunidad a esa persona que no sea medicarla de por vida. Están en un sistema y ellos también tienen que comer.
    Gracias Ángel y Nach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba