Por si te sirve

No tengo ni idea de si esto que mencionaré ahora tiene algún sentido o no pero lo que sé es que a mi me dejó pensando y entre quedarme con la sensación guardada o comentarla aquí en voz alta prefiero comentarla por si te sirve a ti de algo.

A una de las firmas se acercó alguien que claramente está ahora mismo justo en el centro de un huracán tratando de encontrar algún rincón al que cogerse para no salir disparado y acabar partido en dos.

Noté que el hecho de haber venido hasta la firma le había supuesto un esfuerzo tremendo.

Apenas podía hablar y tengo la sensación de que lo único que necesitaba era que le firmase el libro y salir de allí cuanto antes.

Vino acompañado, pero pidió acercarse sólo.

Nos miramos, nos dijimos bastantes cosas sin decirnos nada, le firmé el libro, se lo devolví, nos miramos, nos volvimos a decir un par de cosas sin mediar palabra y justo cuando se marchaba la persona que había venido a acompañarle, aunque estoy seguro de que lo hizo sin pensar y sin querer, le apuñaló por la espalda.

Desde la puerta y en voz alta con cierto tono de reproche dijo:

– Dile que se puede salir y que además sin tener que tomar nada de alcohol

En ese momento, la persona que había hecho el esfuerzo sobre humano de salir para venir, agachó la cabeza y se largó cagando leches.

Obviamente no tengo ni idea de la historia de aquella persona ni su entorno, pero si que puedo sospechar la mierda que debe ser sentir que alguien decida poner a voz en grito tus «flaquezas».

Obviamente, tomar alcohol es la puta peor decisión que puedes tomar si estás en mal momento, pero si eres la persona que está tratando de ayudar no dejes que tú «desesperación» por ayudar se apoderé de tus cuerdas vocales y haga de portavoz de las voces de otro en un lugar donde no conoce a nadie, a menos que sea ella o él quién te lo pida.

Insisto en que quizá esta observación es absurda y estoy convencido de que quién gritó esa frase no lo hizo con intención de avergonzar un poco a quién decidió venir a que le firmase el libro, pero me sirvió para recordar que cuando no ves luz en ningún sitio te sientes extremadamente frágil y que quizá, que alguien trate de encender todas las luces de golpe, en una habitación llena de gente y además sin avisar… puede hacerte algo de daño.

No os robo más tiempo.

No tengo ni idea de si la persona que hizo el esfuerzo por venir estará leyendo esto.

Pero si lo estás leyendo…

Gracias por venir, bro.

Paciencia, fuerza y calma.

Y si no eras tú, pero te sientes identificado o identificada porque has vivido algo parecido…

Ten paciencia.

Algunos tardan un poquitín más en aprender lo de como se puede ayudar a quién ahora mismo está completamente a oscuras.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba